(+34) 625 279 347

Carro de compra0
Identificarse Registrar

Inicio Sesión

Usuario
Password *
Recordarme

REGISTRARSE

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha
Lunes, 21 Mayo 2018 17:32

7. EL SECRETO DE LÉPIDO (V Nonas de Junio)

Escrito por 
Valora este artículo
(4 votos)

 

7 – EL SECRETO DE LEPIDO.

El puerto de Tarraco ya se divisaba. Las blancas casas de la ciudad se amontonaban hacia el mar, como queriendo competir por zambullirse en las aguas. La urbe había crecido considerablemente en los últimos tiempos, entre otras cosas, gracias al floreciente y fluido comercio favorecido por Roma.

“--Lugar este de hábiles negotiatores y argentarii. –pensó Lucio--. ¡Me encanta esta ciudad!”


Licio se mostraba contento por la proximidad del desembarco, incluso bromeaba con Laurco dándole golpecitos en el hombro. Estaba claro que navegar no era lo suyo. Laurco le miraba serio de reojo mientras recogía algunos aparejos en la cubierta. Ese tipo de contacto efusivo le ponía los pelos de punta. No era hombre de grandes demostraciones públicas de afecto. Para Lucio, este momento del Romano, no pasó desapercibido y quiso aprovechar esa distensión, para obtener algo más de información buscando “la guardia baja” del équite.

“—Licio, a partir de este punto; cuando descarguemos las mercancías que van para el puerto de Tarraco, tenemos dos opciones en el trayecto hasta IULIA VICTRIX CELSA. Podemos tomar la vía de Ilerda y hacer el camino por la calzada, para lo cual tenemos que alquilar carros, o bien dirigirnos bordeando la costa hasta Dertosa y allí hacer el transbordo de mercancías a los barcos de cabotaje plano de mi propiedad que tengo amarrados en el puerto y remontar el río.”

“—Creo que la mejor opción es la segunda, Lucio. Debemos mantener la máxima discreción en lo que se refiere a la persona del Pontifex Maximus. Cuantas menos personas lo vean, mas desapercibidos pasaremos.”

“—Hablando del Pontifex Maximus, Licio… Lo encuentro extraño a la par que preocupado. No hemos hablado aún de esto, pero dadas las circunstancias, creo que debería tener algo de información sobre este viaje.”

Licio, sopesó unos segundos la respuesta que debía dar y se rascó el cogote como si quisiera ganar algo de tiempo para organizar mentalmente la siguiente frase.
“—Está bien, Lucio. Tienes razón. Creo que te mereces esa explicación. Vamos a ver… ¿Por dónde empiezo?... Hay algo en la vida de Marco Emilio Lépido relacionado con la fundación de la Colonia IULIA LEPIDA que muy pocas personas conocen. Algo que deshonra a Roma y que de saberse públicamente, haría tambalear los cimientos de la propia institución senatorial y religiosa. Se trata de un grave asunto de trato de favor.
Ya sabes de la fuerza con la que está luchando Octavio por acabar con los casos de corrupción y traición en Roma. Haciendo salir de su escondite a todas las alimañas y serpientes que durante años han estado minando el modo de vida de nuestro estado. Empezó por los asesinos del César y por la facción “Pompeyana”, y continúa por personas; algunas de ellas del más alto estamento social, que han navegado siempre en las aguas que más les han interesado. ¡Es el momento de ver dónde está cada uno!
Es vox populi entre las altas esferas romanas, que Lépido durante la fundación de la colonia del Hibervs, mantuvo una apasionada relación extramatrimonial con la joven hija de un potentado sedetano de la antigua Kelse, partidario de Pompeyo. Cuando este supo que la joven estaba embarazada, entregó al padre una considerable suma de dinero para que no le faltara de nada al retoño que tenía que nacer, ni a su amada y para que se mantuviera este asunto en completo secreto, y después regresó a Roma. Él sabía que si esto se hacía público, su meteórica carrera política se vería truncada por un escándalo de tamaña índole.
El caso es que el destino es caprichoso y los dioses no quisieron que la madre sobreviviera al parto de una preciosa niña. Cuentan los más cercanos que cuando Lépido se enteró, estuvo a punto de volverse loco. Se dice que el “triunfo” que le concedió César en Roma, fue en parte para mitigar el dolor de su íntimo amigo.”

“— ¡Vaya historia! –dijo Lucio—pobre hombre.

“—Que no te confunda la compasión, mercader. ¡Los enemigos de Roma son sólo enemigos!, tengan la historia que tengan. Y eso es lo que tenemos que descubrir aquí poniendo a prueba al Pontifex Maximus.”

“—Pero… no entiendo.”

“—Me caes bien, salluitano. Eres un hombre de palabra y sé que el dinero que vas a recibir y el cargo que te han prometido en Roma, serán más que suficientes para mantener tu lengua sujeta o el alma unida a tu cuerpo. Deja que termine la historia. Ya sabes que cuando Cayo Julio César fue asesinado, el cargo vitalicio de Máximo Pontífice, recayó sobre Lépido y este no tardó más de un año en hacerlo valer en su propio beneficio. Viajó hasta IULIA LEPIDA y recogió a Emilia Kelsena, su pequeña hija que por entonces tenía 6 años. Tiempo suficiente para hacerla ingresar; aprovechándose de su cargo, en la orden de las sacerdotisas de Vesta. Hoy… esa niña, es una mujer de 16 años que forma parte del grupo de las 6 vírgenes vestales. Bueno… de las 6… o de las 5. Esta última sutileza, ya tendrás tiempo de comprenderla”

“—Puffff. Esta historia merece un trago para ser digerida. –Lucio buscó dos copas y sirvió un poco de vino para ambos— No termino de comprender todo este asunto de las vestales. Entiendo la historia, pero ¿qué relación tienen con nuestro viaje a IULIA VICTRIX CELSA?”

“—Mucha, amigo Lucio. Casi al mismo tiempo que nosotros partíamos de Circei, una legación con las vestales lo hacía del puerto de Ostia en un barco rápido, con lo que es más que probable que ellas… ya estén allí.”


“— ¡Por Endovélico!” --Lucio derramó el vino de la segunda ronda que estaba sirviendo en las copas, completamente atónito…

 

Capítulo anterior: 6. EL VIAJE. 

 

Nota del autor: Querido lector si has seguido hasta aquí; (en estos 7 capítulos), esta historia de Lépido y el resto de personajes que le acompañan, tal vez tengas curiosidad por saber que es lo que sucederá tras la llegada de Marco Emilio Lépido a la colonia IULIA VICTRIX CELSA y qué ocurre con el encuentro de la comitiva de las vestales en esta curiosa historia que mezcla realidad histórica con un poquito de ficción. Si es así, lamento comunicarte que el siguiente capítulo tendrás que presenciarlo y vivirlo por tí mismo durante los próximos días 2 y 3 de Junio, en la localidad de Velilla de Ebro (Zaragoza). Si no puedes, te contaremos más adelante en el 8º capítulo. Pero si tienes ocasión, ¡Ven y vive la historia en primera persona!

Lucio Ilurtibas Auctor (Iber El Mercader Salluitano)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.


Completa la imagen de seguridad

newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibirás en tu correo nuestros nuevos productos históricos, promociones y eventos en los que participamos.

EL PROYECTO ENTHECA

Somos apasionados de la historia antigua, la alimentación en época clásica y la arqueología experimental. Investigamos y recopilamos información sobre alimentos y productos consumidos en la cultura Mediterránea y especialmente en la península ibérica desde fenicios y tartesios hasta la romanización. Con este trabajo previo, seleccionamos los productos que luego comercializamos para hacer GASTROHISTORIA.

Proyecto Entheca. Comercio histórico de alimentos y objetos de época íbero-romana

CONTACTA CON ENTHECA

Si tienes una consulta y deseas que te ayudemos no dudes en ponerte en contacto con nosotros

Avda Industria, local 1
50016 Zaragoza España


(+34) 625 279 347
info@entheca.es

       

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario y para recopilar información estadística. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Saber más