(+34) 625 279 347            

Carro de compra0
Identificarse Registrar

Inicio Sesión

Usuario
Password *
Recordarme

REGISTRARSE

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha
Martes, 04 Abril 2017 14:09

La cultura de los calderos de bronce 1

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)

En muchas ocasiones; cuando pensamos en la Edad del Hierro, nuestra imaginación vuela hacia la Hélade y Oriente Próximo. Las grandes gestas y epopeyas acaecidas entre la antigua Grecia y el potente reino Aquemenida Persa, copan toda nuestra atención. No es algo fuera de lo normal, pues es el germen de nuestras actuales civilizaciones. La base de la cultura Europea. Pero, mucho más cerca de donde estamos ahora, algunas civilizaciones con personalidad propia estaban evolucionando, no ajenas al desarrollo de los acontecimientos que sucedían en el Mediterráneo oriental; mas bien todo lo contrario, formando parte activa en contiendas bélicas en mayor o menor medida y asimilando lentamente religiones, constumbres y modas muy distintas, procedentes del permeable Mediterraneo a través del comercio.  

Se da por oficial el comienzo en de La Edad del Hierro en Europa a partir del siglo VIII a.C. En la península ibérica coincide con el comienzo del periódo orientalizante en el sur; Es decir, los primeros asentamientos fenicios en suelo penínsular, con yacimientos como los de (Toscanos, Chorreras, Morro de Mezquita, Almuñecar, etc..), las primeras factorías fenicias en Tartessos. Este periódo coincide con la expansión de la cultura tartésica hacia la Andalucía Oriental y en los años posteriores hacia Extremadura y la alta Andalucía. Si lo viésemos en un mapa en cámara rápida, sería cómo si hubiese habido un acercamiento y un encuentro con los fenicios en sus ciudades costeras y luego se hubiesen dirigido hacia otros lugares del Oeste en busca de nuevos comercios con los que satisfacer la demanda de los "Hombres Rojos". También es coincidente este periodo con la explotación de las minas del Rio Tinto en Huelva. Las estelas decoradas del SO son algunas de la huellas del paso de esta importantísima civilización en su expansión hacia el Oeste.

                                                        fenicios y griegos 01 1

Entre tanto algo se cocía también desde hacía tiempo por el NE peninsular. Sobre el 1.100 a.C. a través de los pasos del Pirineo comenzaba a llegar y establecerse la cultura denominada Campos de Urnas, la cual se estableció en territorio penínsular llevando una evolución algo distinta de la de sus vecinos galos y centro europeos y distinta se volvió sobre todo, a partir del momento en el que los griegos; (en su constante carrera con los fenicios en pos de la hegemonía del comercio Mediterráneo, comenzaron a establecer sus colonias en las costas del NE peninsular y Sur de la Galia. Primero fue Rosas (776 a.C.). Sobre el 600 a.C. llegaría Masalia en el sur de Francia y entre el 600 y el 575 a.C. Emporión. Estas son sólo algunas de las más importantes y representativas. 

Al igual que sucedió que en el sur peninsular; que la historia comenzó a cambiar para nuestros pueblos con la llegada de los fenicios y la fundación de Gadir y más especialemte con el establecimiento de sus factorías en "tierra firme", hubo un antes y un después con la llegada de los pueblos helenos en el NE que abrió una gran ventana a un mundo nuevo, a nuestros moradores del norte y especialmente a los de la vertiente mediterranea, con una imparable expansión culturizante hacia el interior.

A todo esto, no debemos olvidar que sur y norte, norte y sur se tenían que dar la mano constantemente, ya que lo que les unía era mucho más que lo que les separaba. Nuevamente el comercio de metales y agrícola y la trashumancia serían el gran eje vertebrador alrededor del cual; con una lengua similar al margen de dialectos harían posible un necesario entendinmiento. Parece clara la existencia desde época protohistórica de la denominada Vía de la Plata; para algunos Vía del Estaño, y de la Vía Heraclea; que recorría el eje del Levante desde Gadir, hasta más allá de los Pirineos. A estas se unirían otros caminos secundarios hacia el interior como el del Ebro y muchos otros que los romanos aprovecharían mejorándolos para su imparable expansión de conquista. Lo que parece estar claro es que ya desde muy antiguo, serían los verdaderos canales de trasmisión cultural entre etnias y pueblos.    

                                                

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.


Completa la imagen de seguridad

newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibirás en tu correo nuestros nuevos productos históricos, promociones y eventos en los que participamos.

EL PROYECTO ENTHECA

Somos apasionados de la historia antigua, la alimentación en época clásica y la arqueología experimental. Investigamos y recopilamos información sobre alimentos y productos consumidos en la cultura Mediterránea y especialmente en la península ibérica desde fenicios y tartesios hasta la romanización. Con este trabajo previo, seleccionamos los productos que luego comercializamos para hacer GASTROHISTORIA.

Proyecto Entheca. Comercio histórico de alimentos y objetos de época íbero-romana

CONTACTA CON ENTHECA

Si tienes una consulta y deseas que te ayudemos no dudes en ponerte en contacto con nosotros

Avda Industria, 50
50016 Zaragoza España
RESUELVE TUS DUDAS

(+34) 625 279 347
info@entheca.es

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario y para recopilar información estadística. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Saber más